Los distintos

“La vida te puede cambiar de pronto y sin avisar. Lo sé porque a mí me ha ocurrido”


Mónica Montañés. Los Distintos. Ekaré

Ya hace un par de semanas que los distintos me acompañan por mi habitación, después de abrir un sobre que Araya puso en mis manos.

Este libro, de medidas pequeñas, con su lomo amarillo, iba de pila en pila, por leer, urgente, más que urgente, no puedes ya dejar pasar un momento más sin leerlo. El libro siempre lo tuve de cara, y la lectura de la imagen de la portada fue lenta, repetida, pausada, parcial y total. Esa niña de espaldas, eso que está intentando borrar, esa mancha de negra que ocupa tanto espacio. Su jumper, los calcetines a media pierna, imagino unos zapatos de punta redonda, esos con los que comenzabas el año escolar y tenían que durar hasta el último día de clases, fríos en invierno y capaces de encender una cerrilla en verano.

Y el título: Los distintos. ¿Quién son los distintos? Ellos, los distintos, ¿cuántos son? ¿Qué los hace distintos?

Una vez pasada esa primera guarda en que el negro y el amarillo (apagado, mustio, sucio) predominan, la entrada al texto es inmediata. Un único detalle me llamó la atención, el título y la letra capital son de color verde. Color que predomina también en la ilustración que lo acompaña.

La vida de este niño, Paquito, cambia de pronto, sin avisar. Su padre debe huir de casa. La noticia de la marcha del padre llega cuando el niño despliega el juego simbólico usando un avión y no es gratuito. El juego, marca de la infancia, se interrumpe a causa de la marcha del padre; la infancia se acaba, Paquito ahora pasa a ser Paco.

Nuevo capítulo, nuevo color en el título, la letra capital y que predomina en la ilustración, un color naranja tirando a rojo. Y una nueva voz, conocemos a Socorrito, la hermana de Paco, a quien también la vida le cambió de golpe. Pero su voz, no se parece a la de Paco. Su dolor pasa por otro lado, su forma de narrar lo que le está pasando, es tan distinta a la de su hermano.

Todo esto y solo llevo 11 páginas leídas. Cuando uno lector detecta todo este nivel de detalle, de cosas escondidas entre las líneas y detrás de ese color, que busque un lugar tranquilo, la lectura será más que interesante.

Y así es. Los distintos no solo es una narración breve (cuento corto, cuento, cómo quieran llamarlo) es un pedazo de memoria plasmada entre las hojas de un libro.

Paco y Socorros, dos hermanos, hijos de un rojo, se enfrentan a esta ausencia, al dolor de una madre que sin tener voz en la narración, tienen una presencia firme y grande, un amor dulce que no deja de luchar para sacar a sus hijos adelante (alquila su casa a unos ingleses para poder sobrevivir, ya que al ser esposa de un huido no tiene derecho a la cartilla de alimentos). Detalles, silencios, espacios que ocupa. Vaivenes que se adivinan en ese debajo de la línea que tanto me gustan.

Hay algo que Paco y Socorros deben callar, nadie puede saber que ellos. Nadie puede descubrir el secreto que ocultan, ese que los hace tan distintos.

Cada uno de los niños nos presenta su resiliencia, cada uno a su manera, soporta la vida que les toca, esperando una carta, un guiño, una llamada de su padre, para poder salir de ese lugar incómodo que vive fuera de su burbuja. Cada uno es distinto del otro, aunque compartan sangre y secreto.

Paco y Socorros, y sus padres podrán tener esa merecida segunda oportunidad, que no será fácil ni rápida, más de 8 largos años y tan solo 5 cartas los separa de esa nueva vida que los espera en Venezuela.

Mónica Montañés nos regala un trozo de su memoria, esas historias que su abuela le explica, ese viaje de Madrid a Caracas a finales de los 40, y que ella, muchos años después hace en sentido inverso. Mónica nos regala una narración llena de cosas escondidas, de palabras que se encadenan, de voces que suenan a la vez, de dolor, de llantos ocultos, de miradas y de sentido. Un texto tan rico es para celebrar. Gracias, Mónica, por un texto inteligente, cargado de sentido, lleno de silencios y que cuando se acaba, te regala dos voces que nunca te abandonarán, Paco y Socorros.

La ilustración del libro es de Eva Sánchez y toman el sentido de las palabras, las agrandan, las dibuja, las llena de sentido gráfico e invita al lector a quedarse en ellas, para leerlas, para disfrutarlas, para quedarse con esa imagen de los niños, esos que eran tan distintos. Impecable y delicado.

Ekaré pone moño final. Una edición tan cuidada, gustosa, que invita a pasar la mano por el papel para quedarte con ese tacto. Y la valentía de ponerla en manos de los libreros para que la pongamos en manos de los lectores. Una apuesta coherente y valiente, en tiempos en que ser distinto es muy arriesgado.

–>Los distintos. Mónica Montañés. Ilustraciones de Eva Sánchez Gómez. Edita Ekaré

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s